Home / Blog / Bienestar / El poder terapeutico del machete

El poder terapeutico del machete

Esta mañana Salí a “chapear” con mi amigo Fredy, a su parcela ubicada en San Pedro.
Digo chapear porque es la palabra que me viene a la mente cuando pienso en el hecho, aunque tenga que explicar de qué se trata.
Chapear me trae a la memoria tres cosas, o mejor dicho dos personas y una canción.
Me recuerda al Dr. Félix Casas, que viene usando el poder terapéutico del machete desde hace varios años con sus pacientes y consigo mismo. Él siempre nos ha exhortado a no ser “naturistas de libros”, sino  a untarnos de la tierra, de las plantas, del barro, del río, del sol, de las abejas.
También utiliza la piedro terapia para desarrollar la paciencia, el trabajo en equipo y para ayudar a construir los bohíos que alojan a sus pacientes en el Batey Afrotaino en la Republica Dominicana.
En segundo lugar me recuerda al maestro Keshava Bath, padre del naturismo tropical, que siempre vivió de frente a la tierra, a la Pacha mama, motivandonos a volver al conuco, a comer de lo fresco, de los árboles y a valorar lo que tenemos a nuestro alrededor como un bien de valor ilimitado.
Él impulsó el uso de la moringa, que hoy cultivamos con entusiasmo, a la que llamaba Ben, como es conocida en Venezuela, de gran poder medicinal y nutricional.
Con el machete en la mano no puedo dejar de sentir una inmensa sensación de gratitud por sus enseñanzas que me llegaron a través de mi hermano del alma Mairení. Él me decía siempre: Rico come moringa, come moringa. Seguro su espíritu impulsa el machete conmigo mientras chapeamos la parcela de Fredy.

pasto-cortado
Al regresar le cuento a Fredy lo que significa chapear, que en el caribe quiere decir cortar el monte a machete y nos acordamos, cantando a dúo aquel mítico Carretero: “A caballo vamos pal monte, a caballo vamos pal monte, chapea el monte, cultiva el llano, recoge el fruto de tu sudor”, mientras la voz de Guillermo Portabales nos completa el trío.
Pero lo mejor no son los recuerdos sino el presente.
El sudor en mi frente, bajando por mis mejillas me refresca el rostro y el alma, me siento exultante mientras mis brazos siguen el arco de un movimiento enérgico que reactiva mi virilidad, mi entusiasmo, mi alegría de vivir. El sudor en la frente es un signo terapéutico importante y en este momento  reconozco que las actividades que me hacen sudar son las más saludables para mí, lo cual es llamativo en nuestra sociedad actual, donde se trata a toda costa de evitar el sudor, como si del demonio se tratara.

paperbackstack_550x498
DESCARGA GRATIS

El sudor en la frente me hace sentir útil, fuerte, sano, vigoroso. Me percato de una pequeña ampolla en mi mano derecha y sonrío, por ser la huella de mi trabajo.
Siento el sol que pica suavemente sobre mi piel y noto que mis huesos toman fuerza.
Mi nariz busca el aire con avidez y lleno mis pulmones con el aroma de las plantas.
Busco en mi cuello la molestia muscular que me aqueja desde hace varios días y no la encuentro, carajo, lo más efectivo ha sido la “machetoterapia”.

sudar
Sudar es un mecanismo completamente natural

Los pájaros son cómplices del trabajo porque mientras yo me agacho, ellos cantan para alegrarme aún más.
Como no me puedo descuidar, debo mantener la atención al 100 por ciento activa para no cortarme, siguiendo los consejos de la abuela de Fredy, que en un día de su infancia ella le dió, y hoy él me los trasmitió con sutileza, pensando con certera intuición que yo los necesitaría en mi faena: “Los movimientos deben ser hacia afuera para evitar cortarse uno y estar atentos a no cortar a otros”.
Es hora de regresar… miro el surco que se ha formado gracias a la acción de mi brazo y del machete y sonrío, mientras veo a las moringas crecer.

 

ACERCA DEL AUTOR DE ESTA ENTRADA, DR. RICARDO VARGAS


acercaDeRicardo

El Dr. Ricardo Vargas Es médico de la universidad Javeriana de Bogotá. Especialista en medicina tradicional oriental y Chi kung de la Escuela Neijing de España, sede Santo Domingo (República dominicana). Ha sido profesor de acupuntura, Auriculoterapia, técnicas de relajación y nutrición para la salud.

Actualmente dirige el Centro de Relajación y Bienestar Humano Vital Chi en Santander de Quilichao (Colombia).

Ver las entradas de este autor >>

2 thoughts on “El poder terapeutico del machete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top